La insistencia de los mosquitos





Tengo un extraño imán para atraer zancudos, si hay otras 999 personas en la misma habitación que yo y sólo 10 zancudos, juro que al menos 9 de esos molestos moscos están alrededor mío intentando picarme o al menos poniéndome de malas zumbando alrededor de mis oídos [creo que es la parte que más detesto].


Que si es por mi tipo de sangre, la comida, el aroma o la alineación planetaria en el momento de mi nacimiento, el punto es que me pican a mi... hoy he matado por lo menos 9, todos llenos de sangre, de mi sangre, porque estoy llena de piquetes. Se terminó mi compasión, se me acabó lo "zen" mi "yoga, budismo y reiki" ahora si que me abandonaron, me he tirado al odio contra estos insectos.


Después de leer lo que acabo de escribir [y después de respirar profundamente unas mil veces] me doy cuenta de lo grave que percibo este minúsculo asunto, de que además hago drama de una situación que es propio de la naturaleza, ellos buscan alimento, los zancudos solo quieren sobrevivir, como muchos de los que habitamos este planeta.


El ser humano es de los contados seres vivos [sino es que el único] que hace daño a otros por placer y con la conciencia de hacerlo. Y no hablo solo de la creciente ola de violencia que se está dando en mi país, sino desde que alguien se planta delante de otro para mentir, prometer, engañar, robar, violentar, amenazar y así hasta matar...


Ocurrió de nuevo, más promesas incumplidas, la seguridad que un día tenía plaf en un abrir y cerrar de ojos se esfumó y por más honesto que sea, por más breve y sensata que sea la conversación no deja de ser egoísta, precisamente creo que desde ahí viene todo, del egoísmo, de querer nuestro bienestar por encima de todo o de todos, por pensar solo en uno mismo. Se puede cambiar de opinión y es válido, pero ¿dónde quedó eso de intentar? ¿De dar un poco más? Decía Einstein que 


¡¡Pobre hombre si hubiera vivido en estos tiempos!! Ahora es más sencillo darse la vuelta a poner un poco más de voluntad para hacer suceder las cosas. Y pobres humanos, nos vamos a acabar todo lo bueno que nos rodea.


Y si me corresponde seguir rodeada de moscos o de gente que no se compromete pues adelante que lo que me sobra es paciencia y fe.


Actualización: he dejado de intentar matar dos mosquitos que me rondan desde hace rato y estoy convencida de que volveré a intentarlo en cuanto a amor se refiere ¿Realmente es fe o estupidez?





0 comentarios: